Marta González

Desarrollo frontend web a medida

Tal vez te estés preguntando el porqué de una fotografía del Everest como cover del sitio web de una desarrolladora frontend.

Y es que el Everest, además de ser una de las cimas más ambicionadas por cualquier amante de la montaña (que también lo soy), es sin duda un muy buen ejemplo de superación y trabajo en equipo. Alcanzar la cumbre de una montaña e implementar un proyecto son procesos que tienen más en común de lo que te imaginas.

Para mí, cada proyecto es como subir una montaña, paso a paso, y disfrutando del trayecto.

En cada proyecto o ruta, el nivel de exigencia varía según sus características. Como en la montaña, el desarrollo de un itinerario de pocas horas puede variar mucho si lo comparamos con el de una travesía de varios días, como también serán necesarios diferentes recursos en cada caso. La climatología, el equipo y hasta mi estado físico y mental pueden dar un giro al transcurso del desarrollo de una ruta.

La montaña me ha enseñado la importancia de una buena organización y planificación, compartir, ayudar, saber escuchar los consejos de compañeros experimentados, pero también a perseverar, observar los hitos y ser flexible a cambios inesperados que puedo encontrarme en el camino. Que equivocarme y perderme está bien, porque aprendo a ver desde otras perspectivas, observar que hay más de un camino para alcanzar un mismo objetivo y a tener en cuenta que, a veces, es mejor parar y replantear la ruta antes de seguir avanzando.

Tal vez te estés preguntando el porqué de una fotografía del Everest como cover del sitio web de una desarrolladora frontend.

Y es que el Everest, además de ser una de las cimas más ambicionadas por cualquier amante de la montaña (que también lo soy), es sin duda un muy buen ejemplo de superación y trabajo en equipo. Alcanzar la cumbre de una montaña e implementar un proyecto son procesos que tienen más en común de lo que te imaginas.

Para mí, cada proyecto es como subir una montaña, paso a paso, y disfrutando del trayecto.

En cada proyecto o ruta, el nivel de exigencia varía según sus características. Como en la montaña, el desarrollo de un itinerario de pocas horas puede variar mucho si lo comparamos con el de una travesía de varios días, como también serán necesarios diferentes recursos en cada caso. La climatología, el equipo y hasta mi estado físico y mental pueden dar un giro al transcurso del desarrollo de una ruta.

La montaña me ha enseñado la importancia de una buena organización y planificación, compartir, ayudar, saber escuchar los consejos de compañeros experimentados, pero también a perseverar, observar los hitos y ser flexible a cambios inesperados que puedo encontrarme en el camino. Que equivocarme y perderme está bien, porque aprendo a ver desde otras perspectivas, observar que hay más de un camino para alcanzar un mismo objetivo y a tener en cuenta que, a veces, es mejor parar y replantear la ruta antes de seguir avanzando.

Playground/ reto actual

Playground/ reto actual

NUEVOS/ proyectos

NUEVOS/ proyectos

NUEVAS/ publicaciones

NUEVAS/ publicaciones